Poema de la iluminación

Hemos sido todos hermanos, hermafroditas como ostras
Concediendo nuestras perlas sin cuidado

La propiedad no estaba inventada-todavía
Ni la culpa             ni el tiempo

Observamos el paso de las estaciones, éramos cristalinos como la nieve
Fundiéndonos lentamente en formas nuevas
y las estrellas giraban sobre las cabezas

No conocíamos  la traición

Éramos perlas
Fastidios transmutándose en destellos
Y ofrecidos             sin cuidado

Nuestras perlas se tornaron más preciosas y los sexos estáticos
A la mutabilidad la envolvió una concha,  ideamos lenguajes diferentes
Palabras nuevas para conceptos nuevos, inventamos alarmas
vallas                   fidelidad
Aún...ahora... una estratagema en la comunión
Percepciones infinitas
Me acuerdo
Hemos sido todos hermanos
Y ofrecemos              sin cuidado
Lenore Kandel


(Foto de Lenore Kandel y Timothy Leary,
de Larry Keenan)
**Traducción de Anna-Lisa Marí**

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Muy bien! Esto es una joya. Merece la pena conocerse más
Ya sabes, prepárame algo para lo que te dije.
Besos.
Antonio M. Flórez

Anna-Lisa dijo...

He encargado sus dos libros -edición de 1966; olor a flores, buda y contracultura- desde EEUU. Desgraciadamente falleció el año pasado y creo que deberíamos darla a conocer en España. Su poesía es una oda a la sexo como experiencia mística, ¡una hermosa comunión de amor!
ohlala