Ella nunca lo haría II


Gracias a Emilio, mi mecenas y gurú espiritual, aparte de excelente diseñador y publicista, compañero de sesiones de meditación zen que fueron sustituidas progresivamente por cigarrillos y gin and tonics.

4 comentarios:

livingstone dijo...

no me abandones. yo nunca lo haría.

livingstone dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
anna-lisa dijo...

non ti preocupare. te llevo incrustado en las telarañas que inundan mi cuarto, y en las horas felices de los bancos del parque en invierno.

Anónimo dijo...

Hola abandonada... no te rindas. mañana en la biblioteca de babel a las 20.00 Dostoivesky. Te apuntas?

La maga