otras muertes también son posibles



te dije
no importa
te dije
puedes follarme
te dije
que era fuerte y no dolía
te dije
que todo estaba bien
y el polvo blanco estaba bueno
y los cubatas también
alabé las rodajas verdes de pepino en tu bebida
te dije
suspiro
te dije algo en mi cabeza mientras hablabas 
pero ahora no recuerdo qué
te dije algo así
como que yoko ono dice 
que cada vez que no decimos lo que queremos decir 
morimos
y tú me miraste extrañado y dijiste:

¿otra?




8 comentarios:

ESGARRACOLCHAS dijo...

Mirar fijamentea los ojos a Yoko Ono es de lo más mata, por eso siempre lleva gafas de sol. La tía es pacifista.

Jorge Díaz dijo...

Me ha gustado leer este poema.

yolandasaenzdetejada dijo...

Sí... me encanta

* dijo...

no es bueno mirar a yoko ono a los ojos pasada la medianoche, supongo. a veces la paz duele. y salpica.

* dijo...

gracias, jorge. hasta mañana por la noche, supongo.

* dijo...

gracias, yolanda. me gusta saber que pasas por aquí.

george dijo...

(***)

sí,
las palabras que no
nos incendian.

oszarba
g.

* dijo...

las palabras que no nos incendian no son, ¿no? dolor color rojo en los ojos rotos, o
yoko ono

**** ****