Todos somos poetas.


Que somos todos poetas
No cabe duda alguna
Y no sólo los humanos
Sino también el cocodrilo
Las hormigas y los monos
Son poetas.
Jorge Eduardo Eielson


Los guiris son poetas. Las niñas rubias son poetas. Las bratwurst alemanas cubiertas de mostaza picante y de mahonesa con ajo son poetas. Los cubatas a tres euros son poetas, también las tumbonas azules y los velomares aparcados en la orilla. Casi todos somos poetas. Nos doramos al sol en verano, salimos en barco, perseguimos olas en la playa. Algunos días nos acercamos incluso al lugar donde se cuecen los turistas, nos vestimos riñoneras, cámaras negras y gorras con visera para protegernos del sol. Vemos bailar a los pequeños poetas debajo del sol y a lo lejos relucen un cocodrilo y las hormigas y los monos. Poetas, en fin. Todos somos poetas. 




5 comentarios:

J. dijo...

¿Y el currywurst también? ¿O eso simplemente es la puta gloria?

Sico Pérez dijo...

Esa es una idea encantadora, un poco ingenua (tal vez esa no sea la palabra) pero encantadora.

* dijo...

currywurst = soneto,
por lo menos.

* dijo...

sí, tiendo un poco a la ingenuidad, sico. yeah yeah yeah.

yolandasaenzdetejada dijo...

Pues yo creo que esto es verdad. Una cosa es que algunos ejerzamos como tal pero la otra es que todos podamos serlo...
Es cuestión de querer, así que para los que van de poetas elitistas: cualquiera, os puede quitar el puesto.