el amor dura tres años


Recorrer la ciudad 
como si aún te fuera dado amarla de nuevo,
como si aún quedaran tres años,
como si aún fuera verano
y no fuera tarde 
-todavía- 
para empezar de cero, 
como si no fuera tarde
-todavía-
para admirar sus calles
ni transitar sus bares
como el eterno extranjero
                                                  que siempre intuiste ser.


6 comentarios:

José María dijo...

Siempre, con la condición de ser el eterno extranjero,
los ojos limpios de memorias
como si aún quedaran tres tardes,
y ver,
que a pesar de los pesares,
-y pasares-
Palma sigue siendo aquella ciudad
por la que vale la pena
perderse en sus calles.

livingstone dijo...

la vida son dos periodos de juego interrumpidos por cuarenta años de amores imposibles.

* dijo...

José María, querido, maravilloso poema el tuyo.

Lamento que tan solo hayamos diseccionado el tuyo cuando, en realidad, los míos son tan mejorables. Espero que algún día podamos diseccionarlo juntos.

PD: Desde ayer tarde sueño con barcos. :)

* dijo...

y tú de juegos sabrás muchos, emilio querido, mi mecenas, amigo, pequeño maestro zen, amor imposible, lejano, perfecto.

José María dijo...

gracias profe, pero no olvides que tres tardes nace de la emoción de leer tu "como si aún fuera verano
y no fuera tarde"

¿se puede diseccionar la emoción?

hagamos del Nóos (mi leño flotante) una Ítaca poética -:)

* dijo...

Hecho: suena a paraíso, querido! no diseccionaremos la emoción pero nos bañaremos en ella. ^^ besos!